RSS

Garapenen bloga

La región, sus ciudades y la especialización regional inteligente

Os ofrezco hoy la segunda parte de mis reflexiones a partir de la ponencia que presenté en la Semana Europea de las Regiones y las Ciudades #EUWRC (Podéis acceder aquí a la primera parte de mi artículo). Hoy trataré acerca de la relación entre una región y sus ciudades para impulsar una especialización inteligente. ¡Vamos allá!

Región, ciudades y especialización inteligente

Un asistente a mi ponencia en la #EUWRC, planteó la pregunta de que, si cada ciudad en una región escoge su propia especialización, va a haber en Europa cientos y cientos de ciudades “especializadas” lo que, al final, va a significar que no habrá ningún centro realmente potente de concentración estructurada de recursos y conocimiento que es lo que persigue la estrategia europea. Y, planteado, así, no le faltaba razón a quien lanzaba la pregunta. Pero, vayamos paso a paso y dejadme recordar cómo es la política de especialización inteligente de Catalunya –RIS3CAT– que era el origen de la pregunta.

RIS3CAT, la estrategia RIS3 a la catalana

Catalunya optó, en el marco de la estrategia europea RIS3, por definir no, 1, sino 7 especializaciones posibles para la región. Eso choca, a priori, con la filosofía de la RIS3 europea que pide que cada región defina 1 sola especialización. El objetivo europeo es claro y persigue que surjan en Europa núcleos duros de especialización territorial con proyección mundial. Es decir, diversas regiones, cada una especializada en un aspecto del conocimiento de manera a potenciar el papel de Europa en el mapa global de la economía del conocimiento. Para ayudaros, lectores, en la contextualización, retomaré unos párrafos que escribí en un post del año pasado:

“Ante la realidad de que Catalunya tiene múltiples posibles focos de especialización con potencial para competir internacionalmente, su Gobierno ha diseñado una estrategia que intenta adaptarse a los requisitos europeos y, a la vez, permitir que surjan especializaciones territoriales a escala subregional. Esa estrategia cuenta con tres patas:

  1. La especialización de Catalunya se define en 7 ámbitos distintos (Alimentación, energía y recursos, sistemas industriales, industrias basadas en el diseño, industrias relacionadas con la movilidad sostenible, industrias de la salud y industrias culturales y basadas en la experiencia). Es obvio que está pensado para permitir que aparezcan distintas especializaciones en distintos puntos de la región. Para que eso pueda producirse, la estrategia catalana, denominada RIS3CAT, plantea dos herramientas complementarias principales:
  2. Las Comunidades RIS3. Son agrupaciones voluntarias de empresas y agentes científicos y tecnológicos que impulsan planes de I+D+i de transformación económica en ámbitos sectoriales líderes. Se prevé que pueda haber entre 10 y 15 comunidades. Entre ellas, por ejemplo, la del agua o la de la movilidad sostenible.
  3. Los PECTs -Planes Estratégicos de Especialización Territorial-. Éste instrumento apunta a focos de especialización geográficamente localizados. En esta línea, diversas ciudades y territorios (Lleida, Tarragona, Mataró, Sabadell, Terrassa o Santa Coloma de Gramanet, entre varias más y Barcelona, por supuesto) están trabajando desde hace ya tiempo para definir cuál debe ser su especialización.

Este esquema es un buen intento de adaptar las normas europeas a una realidad territorial para la que no han sido pensadas aunque, sin duda, plantea dudas sobre su eficacia a la espera de ver cómo se plasma y cómo se materializan esas especializaciones.”

Comunidades y PECTs, huevos y nidos

Mi colega y amigo Jordi García-Brustenga ha explicado de forma magistral la interrelación de las Comunidades y los PECTs mediante la metáfora de los huevos y los nidos. Las comunidades RIS3 tienen la misión de generar “huevos” -desarrollos innovadores con valor para el mercado- mientras la misión de los territorios es transformarse en “nidos” ideales para el crecimiento de un determinado tipo de “huevos”.

Con este enfoque, la región consigue aunar los esfuerzos de la comunidad productiva -empresas y centros de conocimiento- y los de los territorios y su población para conseguir el cóctel perfecto que cristalice en un ecosistema dedicado a producir conocimiento, talento y productos para una especialidad determinada.

¿Qué ocurrirá (muy probablemente) en Catalunya en el largo plazo?

Regresando a la pregunta que se me planteaba  (sobre si un enfoque como éste generaría en Europa cientos y cientos de ciudades “especializadas”) mi respuesta fue que mi visión a largo plazo de lo que ocurrirá en Catalunya es que solo una o dos de esas iniciativas de ciudades (PECTs) tendrá éxito. Y entiendo como éxito el hecho de que que se conviertan en un ecosistema excelente y en una referencia de nivel europeo en su especialidad. Y ésa, o esas dos, serán las especializaciones  inteligentes de Catalunya. En cuanto a los demás PECTs que se formalicen, algunos probablemente mejoren la especialización en su área pero no alcanzarán el grado de excelencia internacional que se pretende con RIS3. Los demás perderán el fruto de los recursos y los esfuerzos volcados en ellos por no ser capaces de articular los actores locales o, incluso, porque después de conseguirlo en un primer momento, el tiempo y los cambios políticos desharán lo que se hubiera podido construir hasta entonces.

¿Cuál es, entonces, la mejor forma de impulsar la especialización territorial inteligente desde una región?

Debo dejar claro que mi opinión es que es conveniente que una región defina una especialización inteligente y no, varias. Porque eso le permite concentrar recursos y esfuerzos y solo así puede proyectar una identidad definida hacia el exterior y convertirse en foco de atracción internacional.

Por otra parte, hay regiones en las que la especialización es ya tan potente y tan evidente que poco más hay que hacer sino seguir con la hoja de ruta y los planes que tenga previstos.

Pero estamos tratando aquí de regiones en las que su especialización no es tan obvia. Ya sea porque tienen una diversidad de actividades en las que tienen un buen nivel pero no destacan especialmente en ninguna -ése sería el caso de Catalunya- ya sea porque necesitan construir una especialidad en la que destacar y por la que ser conocidas.

Ante el modelo catalán, se podrá argumentar que, si va a desembocar en 1 o 2 especializaciones -según mis augurios-, es mejor que sea, directamente, la región quien determine cuál(es) debe(n) ser esa(s) especialización(es) y cuál, el territorio que deba desarrollarla(s). Pero, en mi opinión, en esa segunda parte de la frase “cuál, el territorio que deba desarrollarla(s)” está el punto débil de este enfoque. En efecto, se trata de construir un ecosistema; y un ecosistema tiene un fuerte componente territorial, de proximidad y de interrelación entre los actores que lo conforman difícil de generar desde la distancia de un gobierno regional.

Más aún, si seguimos con el caso de Catalunya, nos encontramos ante una región fuertemente industrializada cuya capital es Barcelona, una ciudad con una personalidad muy marcada orientada al turismo cultural, el diseño y la innovación……pero no, a la industria. ¿Quién, entonces, debe impulsar la industria en Catalunya? ¿Dónde debe ubicarse ese centro neurálgico donde confluyan los actores que pueden construir ese ecosistema? ¿Qué territorio va a ser capaz de aunar las voluntades de los actores relevantes? Queda claro que Barcelona no va a ser quien impulse ese objetivo puesto que, como ciudad global, tiene otros. Por lo tanto, es necesario buscar otras centralidades de la región que sí prioricen la opción industrial.

Por todas estas circunstancias me parece un acierto el proponer, desde el gobierno catalán, que cada territorio de la región que lo desee intente desarrollar un proyecto propio de ecosistema con el objetivo de ser un centro de especialización con ambiciones internacionales. De esta forma, son los territorios que son capaces de establecer una conversación con los actores locales y regionales relevantes, y de construir con ellos un proyecto potente, los que van a crear el ecosistema innovador necesario para la especialización inteligente de la región.

Dicho esto, sin duda cada región tiene sus propias circunstancias y, dependiendo de ellas, habrá distintas formas de abordar el reto de la especialización regional inteligente.

Quedáis invitados a emitir vuestros comentarios.

Alain Jordà — Experto en desa­rro­llo eco­nó­mico local, orien­tado a ciu­da­des y terri­to­rios de Lati­noa­mé­rica y Europa

Alain Jordà - Experto en desarrollo económico local, orientado a ciudades y territorios de Latinoamérica y Europa

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo