RSS

Garapenen bloga

¿Y tú, controlas o delegas?

Delegar no es fácil. O por lo menos no lo es si se quiere hacer bien. La delegación es un proceso que va más allá del reparto de trabajo y de responsabilidades. Saber delegar significa comprometer al otro en el logro de un resultado. Darle autoridad y hacerle copartícipe del éxito o fracaso del proyecto en cuestión. Delegar supone saber escoger bien la tarea a asignar y la persona más adecuada para realizarla. E implica también dedicarle cierto tiempo para explicar lo que se quiere de ella y darle la información -toda la información- y los recursos que sean necesarios para lograrlo.

Delegar no es sacarse un muerto de encima. No es tampoco transferir el riesgo. Es ceder parte de la responsabilidad y de la tarea, pero no toda la responsabilidad, ni toda la tarea. La jefa sigue dando la cara, para bien y para mal. Suya es la responsabilidad del cargo y suyo debe ser el liderazgo del proyecto. Hay que tener claro por qué se delega, cuál es el objetivo final del trabajo transferido y de alguna manera valorar si permite ser más eficiente u ofrecer un producto o servicio de más calidad. Porque la delegación solo tiene sentido si nos ayuda a trabajar mejor. De lo contrario, algo falla.

Delegar tampoco es lo mismo que ordenar. Las órdenes no vinculan al que las ejecuta. La delegación debería buscar una actitud receptiva, una respuesta partícipe de la otra parte. Es cierto que para poder delegar hay que dar instrucciones, hay que comunicar lo que se desea de forma clara. Pero dando cierta libertad en la realización. Hay que dejar que esa persona de nuestro equipo desarrolle su iniciativa y aplique sus conocimientos a su modo, sin ahogarla con demasiado detalle, asumiendo que lo va a hacer de forma distinta a nosotros y puede que quizás mejor. Solo así se consigue el compromiso en el logro común que mencionaba al principio.  Y solo así funciona el verdadero trabajo en equipo y se mejora su desempeño. Aunque también es cierto que no todo el mundo desea asumir nuevas responsabilidades ni tiene las mismas ambiciones de carrera profesional. Y es perfectamente legítimo que sea así, por más que eso dé no pocos quebraderos de cabeza en organizaciones en que la única opción de desarrollo es hacia arriba o hacia afuera.  Una lástima, porque con esas prácticas se pierde mucho talento y  experiencias valiosas.

Otra situación se da cuando estamos trabajando a nivel internacional. Ahí hay que tener en cuenta que se pueden producir interferencias comunicativas, tanto por el idioma como por los distintos contextos culturales. Y tendremos que ser más explícitos al delegar y exponer nuestras intenciones de una forma más transparente. Cuando decimos “me gustaría recibir el informe la semana que viene” y nuestro colaborador se encuentra en otro país, puede interpretar el mensaje de manera muy diferente: ¿estamos formulando un deseo o una petición? ¿Se trata de un plazo límite para ejecutar la tarea o simplemente de una orientación? Para evitar malentendidos y frustraciones hay que comprobar que la otra persona entiende correctamente lo que se espera de ella, independientemente de lo que diga. Pensemos que ciertas culturas demandan un saber leer entre líneas y un seguimiento más cercano de la tarea delegada y por lo tanto, más tiempo de dedicación.

Delegar no es fácil, es cierto, pero puede y debe aprenderse. Y cuando se hace bien deviene una cualidad esencial para gestionar equipos y dirigir organizaciones complejas, pero sobre todo para poder crecer como profesional.

Astrid Moix – Directora de Glocal Talent.

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo