RSS

Garapenen bloga

Reindustrialización (1): sobre la responsabilidad de la administración

La industria, como os contaba en un ya lejano artículo, es esencial para la economía de cualquier territorio. Más aún tras las deslocalizaciones masivas vividas durante los últimos 10 a 15 años. Actualmente, no obstante, han empezado procesos de relocalización o reindustrialización, un fenómeno que se está produciendo en los países que perdieron empleo industrial durante la expansión de la globalización. Pero también otros territorios pueden aspirar a incorporar industria a sus actividades económicas bajo las condiciones que va a requerir la nueva industria.

El reto ahora está, no tanto en recuperar la industria perdida sino en poder generar y acoger la nueva industria. Eso significará, esencialmente, la capacidad de generar decenas o centenares de miles de nuevos empleos industriales.

Un plan para la reindustrialización

Un ejemplo de política de reindustrialización es el que ha lanzado el Presidente Obama en los Estados Unidos de América. Su objetivo es la creación de una red de “Institutos de Innovación de la Producción” que permitan a las pequeñas industrias mantenerse en la punta de las tecnologías de producción. El primero de estos centros es el laboratorio de impresión en 3D de Youngstown, Ohio que se ha constituido a partir de 45M$ de aportación federal y otros 40M$ de empresas industriales, universidades, escuelas y ONG’s. El objetivo de Obama sería crear una red de 15 centros similares con un presupuesto, pendiente de aprobación por el Congreso, de 1.000M$.

El plan tiene, a la vez, fervientes partidarios y fuertes detractores. Los detractores aducen que éste no es el papel de la administración y que los criterios del gobierno para la selección de especialidades tecnológicas van a ser políticos en vez de ser económicos. Según ellos, sólo la industria es capaz de decidir cuáles son las tecnologías de futuro.

Los partidarios, en cambio, defienden que la industria adopta las tecnologías únicamente una vez que están desarrolladas y cuando ya están claros su éxito y su eficiencia. Pero será quien las haya investigado y desarrollado quien las domine y las siga controlando en el futuro. Por lo tanto, si se quieren controlar esas tecnologías la única opción es apostar por ellas desde su misma investigación y eso conlleva evidentes riesgos de fracaso. De hecho, el impulso de la I+D es un rol comparable al de los “business angels” frente a los emprendedores: saben que un número elevado de los proyectos que financien fracasará pero confían en que los éxitos que alcancen les compensarán económicamente. Por eso me parece evidente que en este papel debe estar la administración pública (nacional, regional y local) para ayudar y complementar los recursos de la industria y la universidad.

Otro argumento en contra del Plan Obama sería el que afirma que la nueva industria creará únicamente pequeños centros de trabajo (basados en tecnologías como la impresión 3D) y, en consecuencia, pocos empleos. Sin embargo, no parece que esta afirmación sea de aplicación general a la industria sobre todo si hablamos de los productos de gran consumo (pensemos, por ejemplo en la industria del automóvil, la telefonía o las nacientes industrias de generadores solares o eólicos).

Sobre los (demás) efectos de la deslocalización

Andy Grove, fundador de Intel, añade otro punto de vista interesante a la reindustrialización en este artículo en Business Week. Empieza señalando que el índice de paro en Silicon Valley está por encima de la media de los Estados Unidos y dedica el artículo a analizar las razones de esta inesperada situación para sacar conclusiones de la misma.

El resumen es que las empresas de Silicon Valley se han olvidado del “scaling” -el crecimiento-. Es decir que se han concentrado en la idea del negocio, su creación, su desarrollo y……el traslado de la producción a China. Grove dice que, en su época, a poco de crear la empresa, ya les absorbía la cuestión de cómo crecer, cómo debía ser su planta de fabricación, la logística necesaria,….. Y eso ocurría con Intel, Tandem, Sun, CISCO…

Al ir creciendo los sueldos y los costes sanitarios (sic) a lo largo de los años, las empresas empezaron a desplazar producción e incluso ingeniería a China y a otros países en desarrollo. Eso multiplicó los beneficios pero se atascó la maquinaria norteamericana de generación de empleo.

(Continuará) 

Alain Jorda – Experto en desarrollo económico local, orientado a ciudades y territorios de Latinoamérica y Europa.

http://ciudadinnova.blogspot.com.es

Alain Jordà - Experto en desarrollo económico local, orientado a ciudades y territorios de Latinoamérica y Europa

1 Comentario

Garapen no asume responsabilidad alguna por las opiniones que los usuarios puedan expresar, ni las comparte necesariamente por el simple hecho de haberles proporcionado herramientas de divulgación y participación.

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo