RSS

Garapenen bloga

027-05-2013Enplegua / Empleo

Las emociones y el desempleo

“Tengo 54 años, pareja, dos hijos, un coche viejo y una casa sin acabar de pagar. Llevo tres años en desempleo y mi subsidio está a punto de finalizar.

Soy un buen profesional en lo mío, pero ahora no encuentro trabajo en nada. He dejado cientos de curriculums en empresas, pero nunca me han llamado para una entrevista. Creo que para unos, mi edad es un problema y para otros, no tengo la formación que se requiere.

Así que, estoy desesperado. El médico me ha recetado pastillas y voy a terapia. No sé qué va a ser de mí y de mi familia”.

Historias vitales como ésta se escuchan día sí y día también en los servicios de empleo, si bien, para quienes trabajamos en ellos, cada una es LA HISTORIA.

Es evidente que la causa de esta situación es el desempleo, pero, también lo es, que las consecuencias que provoca van más allá de la situación laboral.

En una sociedad como la nuestra en la que el empleo determina el status social, el status personal, la autoestima, la planificación del futuro, el equilibrio mental,…su pérdida supone, en muchas personas, la aparición de un shock postraumático, por lo que nuestra labor se convierte, en muchos casos, al menos, inicialmente, en un intento de recuperación personal que faculte para la búsqueda de empleo en unas condiciones personales más favorables.

De hecho, en cualquier manual de apoyo a la búsqueda de empleo que se precie los aspectos iniciales que figuran son los referidos a la autoestima y al autoconcepto – autoconocimiento seguidos de la atribución causal que se hace de la situación de desempleo.

Si la actitud mental es primordial para avanzar de modo positivo en la situación de desempleo y depende del autoconocimiento y del control de las emociones como elementos que nos ayudan a enfrentarnos psicológicamente y a manejar situaciones complicadas, términos como “Inteligencia Emocional” cobran todo su sentido.

En definitiva, la Inteligencia emocional está basada en cómo cada ser humano vive sus emociones. Emociones y pensamientos que se reflejan en los comportamientos externos.

Según Daniel Golemanla Inteligencia Emocionales “La capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”, perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, controlar los impulsos, diferir las gratificaciones, regular nuestros propios

estados de ánimo, evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y confiar en los demás. ¡Ahí es nada!

En el caso del desempleo, como relata Dionisio Contreras “lo que más nos interesa es identificar las condiciones “emocionalmente inteligentes” que han de darse en una persona afectada por el desempleo, para que su acción sea apropiada para conseguir sus objetivos y alcanzar su meta”.

Ese es uno de los retos que tenemos ante nosotros los Servicios de Empleo: Acompañar a las personas desempleadas en la búsqueda de esos elementos que faciliten su autoconocimiento y el control de sus emociones, de modo que su puesta en práctica redunde en un mayor éxito en el acceso al empleo y, si esto no es posible, en un equilibrio mental que facilite el tránsito por esa situación compleja.

Mª José Ouro – Subdirectora de Empleo de INGURALDE

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo