RSS

Garapenen bloga

Mi madre y Porter

Mi madre dice que el dinero debiera caducar todos los días. Como el pan. ¡Ahí es nada!.. Si así fuere, ¡qué difícil sería amasar grandes fortunas! dado que, no ha lugar a la banca tal y como la concebimos hoy. Ella no lo sabe pero Porter, tan de moda en esto del desarrollo y la estrategia territorial, se le queda pequeño.

España es el país más bancarizado del mundo. Así lo afirma José Antonio Olavarrieta, Director General de CECA (Confederación Española de Cajas de Ahorro). Estar bancarizado significa que una persona o entidad realiza todas o la gran mayoría de sus operaciones diarias por medio de un banco. De hecho, el número de sucursales por cada mil habitantes en este país es de 1,2 frente a los 0,6 de Alemania por ejemplo. Esto hace que los servicios bancarios sean supuestamente más baratos que en otros países pero también tiene sus contraindicaciones.

Dichas las virtudes de nuestro sistema financiero hay que poner de relieve algunas maldades del asunto. La sociedad y todo el tejido productivo y económico en general está canalizado a través de complejos sistemas de garantías, avales, fianzas, líneas de crédito, descuento, etc., etc. El consumo está cada día más bancarizado ya que la gestión del efectivo, es incómoda.

Así, con los sectores de actividad bancarizados, las instituciones bancarizadas y los ciudadanos bancarizados, los bancos y cajas  alcanzan un grado de penetración tan alto en nuestras mentes, corazones y bolsillos que les permite mantener un sistema de comisiones ajustado a la medida y escala de cada sujeto o entidad (en ello andan ahora en toda Sudamérica) e implementar un segundo modelo de negocio tremendamente rentable aunque políticamente incorrecto: generar inseguridad en el cobro. ¿Quién si no, más interesado en asegurar transacciones comerciales a cambio de la correspondiente comisión? ¿En avalar operaciones? ¿En escriturar hipotecas?

Llega la crisis, y la insolvencia generalizada da al traste con esta compleja estructura. No dejo de sorprenderme cuando algunas personas acusan al sistema neoliberal y los mercados de esta situación. Si no lo he entendido mal, la crisis comienza con la debacle financiera. Un sector que, precisamente, no es el más liberalizado. Vamos, que yo mañana puedo poner una panadería, una fábrica de tornillos o un gimnasio pero precisamente un banco,…NO. Nada que ver. Si hay un sector de actividad controlado, regulado y legislado es el financiero, el que ha caído. Con sus mercados y todo lo demás.

A lo que iba,… Porter. Dado que no hay previsiones cercanas de hacer caso a mi madre y cambiar el orden económico mundial para evitar las grandes fortunas, ralentizar el progreso y  escuchar de veras lo que responde una persona cuando le has preguntado “¿qué tal estas?” deberemos hacerle caso a él, e intentar hacer de nuestros territorios espacios de referencia para mejorar la economía local. Y eso,… ¿cómo se hace?

Pues sin ánimo de contradecirle o  que le siente mal, vayan por delante mis  6 propuestas  para que nuestro territorio sea capaz de retomar, como decimos ahora, “la senda del crecimiento”:

  1. Mano de obra cualificada a costes de mercado. Somos  excepcionales en nuestra formación profesional. Debemos mejorar la interrelación entre las empresas, los centros de formación y los parques tecnológicos.
  2. Costes de energía competitivos. No podemos competir en costes si los abastecimientos y suministros básicos nos encarecen por encima de la media europea nuestros productos
  3. Ventajas fiscales. Nada nuevo pero muy atractivo para las grandes inversiones.
  4. Estabilidad socioeconómica y ausencia de incertidumbre empresarial. Nuestros empresarios pueden asumir riesgos pero no incertidumbres. Nuestra legislación debe de garantizar la estabilidad necesaria para asentar las estrategias de desarrollo de nuestras empresas.
  5. Dotación de calidad en infraestructuras y equipamientos. Debemos buscar y poner en valor las sinergias derivadas de la concentración de empresas y nuestra posición geoestratégica.
  6. Solvencia económica y garantía financiera de nuestras cadenas de valor. Es decir, hagamos de Euskadi un territorio de alto prestigio financiero, por su legislación,  por la seriedad de sus empresas y de sus compromisos empresariales (¡En Euskadi se paga!).

Ale pues. Es todo.

Roberto Martínez de Guereñu – Presidente de GARAPEN

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo