RSS

Garapenen bloga

¡¡Cuántas langostas hay que comer para llevar las alubias a casa!!

O al menos, eso dice un buen amigo director comercial de una gran empresa. Quizás muchos piensen que esto es una tontería o una manera de justificar pitanzas descomunales a cuenta de la empresa.

Quien ha tenido que dedicarse al mundo de la venta, sabe de lo que hablo. Cuando uno tiene un par de críos esperándole en casa y cualquier martes por la tarde – noche de invierno, tiene que estar rematando una venta que empezó a las doce del mediodía en un despacho, sin contar el trabajo previo, continua con una comida de negocios necesariamente preparada para crear un clima de confianza con el cliente, una larga tertulia y un esfuerzo personal más allá de lo profesional, para que ese cliente retorne a su empresa convencido de que las personas en las que acaba de depositar su confianza son absolutamente cumplidoras, como digo, cuando día tras día, a uno le toca repetir este esquema, sabe que pagaría lo que no está escrito, por comer unas patatas con chorizo junto a su mujer y sus hijos y dormitar diez minutos en el sofá antes de volver a la oficina.

Así son los negocios. Así lo han sido y así lo serán. Cambian las personas pero no los personajes.

Y en Euskadi, hoy por hoy, no a lugar muchos nuevos negocios si no somos capaces de comprender que el mundo entero está a un clic del ratón a través del mejor invento del mundo: internet.

Lo que antes se vendía en un entorno cercano está difícil. Muy difícil. Los empresarios pueden asumir riesgo pero no incertidumbre. Uno puede decidir jugar un partido de futbol. Se arriesga a ganar o perder y con ello el tiempo y el dinero invertido en la preparación del encuentro. Pero uno, no puede jugar un partido de futbol si no sabe si la portería va a medir 5, 7 ó 9 metros de ancho, o si la cambian de sitio cada semana. Nuestro mercado más cercano tiene más de incertidumbre que de riesgo.

Mientras en Euskadi y el resto de España intentamos gestionar la incertidumbre, surgen nuevos mercados exteriores en los que existen grandes expectativas de desarrollo y que debemos empezar a tener muy en cuenta. Y en este sentido, internet, nos acerca estos mercados y nos ofrece una primera aproximación a los mismos muy beneficiosa.

Si internet puede ayudarnos a asomarnos al mundo, somos las instituciones las que debemos apostar por apoyar, facilitar y estimular un acercamiento más concreto y cercano a estos nuevos mercados. Bajo nuestra responsabilidad está, de una u otra manera, mantener vivas nuestras empresas y gestionar los recursos públicos de tal manera que se den las condiciones necesarias para que estas sean más competitivas.

Y aquí el desarrollo local, no sólo es que tenga algo que decir, sino que puede ser un verdadero motor o elemento tractor de la mejora competitiva de nuestras empresas.

Algunos países emergentes en Latino América, nos están solicitando constantemente propuestas de gestión pública en relación a los modelos urbanos que hemos implantado en Euskadi. Si; a nosotros, a Garapen. Desde el citymarketing a la gestión del agua o los residuos. Desde los planes de movilidad a los centros logísticos y la planificación de nuestros polígonos. Desde nuestros centros de formación profesional a nuestros más punteros institutos de competitividad.

El modelo de ciudad, el modelo de desarrollo local es una excelente puerta de entrada en latino américa porque así nos lo están demandando. Con él, podemos aportar a nuestras empresas, sobre todo a aquellas que no tienen capacidad para participar en misiones comerciales de otras instituciones, la posibilidad de vender sus productos si somos capaces de vincularlos al desarrollo del territorio y poner en valor todo aquello que las mismas son capaces de aportar al modelo de ciudad o pueblo que entre todos hemos conseguido.

Es por ello, tarea de Garapen alinearse en la estrategia de internacionalización de las instituciones y organismos de ámbito superior o de cualquier otra índole. Compartir sinergias con ellos y contribuir a la búsqueda de nuevos mercados para esas empresas con las que tanta relación tenemos.

Por último, las empresas tendrán que cruzar el charco con nosotros. A comer langosta quizás, para poder llevar unas buenas alubias de Tolosa a sus familias.

Y aunque eso sea duro y a algunos les parezca un chollo, vender siempre ha sido y será, estar en el lugar adecuado en el momento oportuno. Ahora es el momento. Para nuestras empresas; para Garapen si quiere seguir siendo un referente en el tejido empresarial vasco y una herramienta indispensable en el sector institucional.

Roberto Martínez de Guereñu – Presidente de GARAPEN

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo