RSS

Garapenen bloga

029-10-2012Enplegua / Empleo

¿A dónde va el talento?

El IV informe de PricewaterhouseCoopers, sobre Gestión de personas en el año 2020, prevé que, para esa fecha, el porcentaje de jóvenes que trabajarán fuera se incrementará más de un 50%.

El Censo de Españoles Residentes en el Extranjero señala que 300.000 jóvenes han abandonado el Estado desde el inicio de la crisis.

Indicadores como estos parecen reflejar una fuga de talento cuyas consecuencias serán negativas, a largo plazo y, a corto, dificultarán, todavía más, la recuperación económica.

Esta reflexión surge al hilo de la celebración, hace unas semanas, en Barakaldo de un certamen internacional de Biotecnología en el que se dieron cita empresas, entidades y organizaciones punteras del sector. 

El último día del evento se organizó un Foro de formación y empleo al que podían acudir personas desempleadas o que buscaban una mejora de su situación laboral. 

En el tiempo que permanecí allí pude contactar con, al menos, cinco de ellas cuyo curriculum daba vértigo, por la excelencia, – licenciaturas en carreras técnicas, doctorados, masters, idiomas (varios)- . Y algo común a todas ellas: el desempleo y la alternativa de la emigración como opción, casi única, para encontrar una oportunidad laboral. 

Esto me provoco, en primera instancia, una profunda desazón y, más tarde, me hizo pensar en el desperdicio de talento que supone esa situación, amén, evidentemente, del despilfarro de recursos económicos que ha supuesto la inversión en su alta cualificación y el mal aprovechamiento que se hace de ella. 

Porque la marcha de ese talento supone la emigración de profesionales cualificados, de capital humano, en definitiva. En muchas ocasiones, sin regreso, dándose la paradoja de que quienes tienen talento para aportar soluciones acaban marchándose y poniendo su conocimiento a disposición de empresas de otros países. 

Ni que decir tiene, obviamente, el drama humano que supone la separación de la familia, de la ciudad, del país, de la gente,… 

Y, finalmente, un elemento perverso: su marcha se produce como única salida para tener un futuro. Esto es, irse a trabajar al extranjero no es algo voluntario sino que se convierte en algo obligatorio para la mayoría.

Panorama desolador, por tanto, en un contexto no menos halagüeño.

Mª José Ouro – Subdirectora de Empleo de INGURALDE.

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo