RSS

Garapenen bloga

Actualidad de las enseñanzas de “La gran transformación” de Polanyi

En el año de 1944 Karl Polanyi publicó su obra “La gran transformación: los orígenes políticos y económicos de nuestro tiempo”, cuya segunda edición en castellano, del año 2003, aparece junto con un excelente prólogo de Joseph Stiglitz y una no menos importante introducción de Fred Block. La obra de Polanyi tiene hoy día un interés excepcional ya que se trata, en opinión de Block, de la crítica más aguda realizada contra el liberalismo de los mercados, esto es, contra la creencia de que las economías se organizan mediante el simple funcionamiento autorregulador de los mercados.

“La gran transformación” se centra en las circunstancias que generaron la primera Guerra Mundial, la Gran Depresión de 1929-1932, y el ascenso del fascismo en Europa continental, dando paso posteriormente a la importante intervención estatal del “New Deal” en los EEUU y la aplicación de las políticas económicas keynesianas en apoyo a la demanda efectiva.

La defensa a ultranza de las reglas del “patrón oro” equivalía entonces a la creencia en los mercados autorregulados. Para los partidarios del liberalismo de mercado, el patrón oro era un mecanismo institucional de autorregulación, al igual que ahora lo es, para algunos, la defensa a ultranza de las políticas de austeridad y recorte del gasto público. Esta creencia básica del liberalismo económico está detrás de su intento sistemático por eliminar las limitaciones a los flujos comerciales y movimientos de capital internacional, y para reducir la intervención del Estado en la organización de las economías.

Pero Polanyi muestra que cuando se adaptó el patrón oro en la década de 1870, los efectos fueron contrarios a lo vaticinado por los defensores del mercado. En lugar de un mercado global integrado a través del patrón oro, que redujera la intervención de los gobiernos nacionales –tal como pretendían los defensores del libremercado- los diferentes países recurrieron a prácticas proteccionistas con el fin de hacer frente a la incertidumbre económica e inestabilidad social crecientes.

Hoy los neoliberales tienen la misma visión utópica que tenían entonces los defensores del patrón oro. Al igual que ellos, todo lo que señalan es que hay que confiar en la efectividad de los mercados autorregulados para lograr la recuperación del crecimiento y el empleo… Pero esta visión utópica de los liberales del mercado nos lleva a escenarios de mayor conflictividad, junto con restricciones a la democracia y la libertad, sobre todo si pensamos –como lo hacía Polanyi- que el verdadero significado de la libertad en una sociedad compleja es el de proporcionar la certidumbre que necesitamos.

Los excesos especulativos y la creciente desigualdad social y territorial en nuestras sociedades destruyen, como señalaba Polanyi, las bases de una prosperidad sostenida. Ni los seres humanos, ni la naturaleza, ni el dinero, pueden ser considerados como mercancías. De ahí que la economía y la lógica de los mercados deban subordinarse (“arraigarse”, como señalaba Polanyi) a la sociedad, no al contrario.

Tanto el funcionamiento de los mercados como sus mecanismos institucionales de regulación por parte de una sociedad democrática son parte del modelo de funcionamiento de su sistema económico. Por eso es que las sociedades tienen que construir no solamente un modelo productivo de carácter sostenible (ambiental, económico, social e institucionalmente), sino su correspondiente acuerdo político democrático.

Seguir guiados por la mediocridad y utopismo del pensamiento liberal de mercado solo nos lleva cada vez más cerca del precipicio. El libre capitalismo de mercado, como señalaba Polanyi, no es una opción real, sino solamente una visión utópica. Hay que trascender la lógica de los mercados autorregulados y subordinarlos a las exigencias de una sociedad democrática y libre, en todos y cada uno de sus diferentes territorios.

El esfuerzo es doble, tanto a nivel general del Estado central, como en cada una de las Comunidades Autónomas. Repensar los modelos productivos de cada una de éstas y desplegar políticas de desarrollo territorial con los agentes locales es un requisito fundamental.

De modo que en lugar de seguir insistiendo únicamente en el indicador de la “prima de riesgo”, habría que atender fundamentalmente al riesgo de no preparar una alianza territorial apropiada para asegurar la incorporación de las innovaciones tecnológicas, sociales, institucionales, ambientales y organizativas que el nuevo modelo productivo requiere en cada ámbito local.

Francisco Alburquerque, especialista en Desarrollo Económico Local

http://www.delalburquerque.com/

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo