RSS

Garapenen bloga

¿Qué legado dejaré?

¿Puedo marcar la diferencia?  ¿Y qué voy a dejar detrás de mí? Estas dos preguntas clave reflejan los tiempos y naturaleza del futurismo o prospectiva. Obviamente, esperamos respuestas positivas.

Hoy más que antes, sigo la escena política. Es normal ser al mismo tiempo un futurista y un “intelectual público”, porque pensar por uno mismo y para uno mismo no tiene mucho sentido.

Como el vigía durante su guardia a bordo del Titanic al ver el iceberg, mi ambición no es decir “¡Hemos chocado contra un iceberg!”,  sino avisarles a todos para evitar la colisión. Las buenas previsiones no son aquéllas que se producen, sino aquéllas que llevan a la acción. Yo me siento como un jugador. Intento avisar a los líderes y a los ciudadanos para que podamos evitar los problemas. Un problema bien presentado es un problema parcialmente resuelto.

Yo doy la alarma sobre los problemas de integración del creciente número de inmigrantes y  sobre la necesidad de contener la catástrofe demográfica que se apercibe en el horizonte debido al envejecimiento de la población y a los crecientes ratios de dependencia en Europa. Rara vez hay un consenso sobre las cuestiones clave o prioritarias, así que el objetivo de los futuros ejercicios participativos es generar, a través del debate, más decisiones consensuadas.

Mi crecimiento personal, que ha sido casi un viaje de ida y vuelta a la casilla número 1, ha supuesto interesarme menos por el futuro y más por el presente, dando más sentido a la acción.

La historia se reescribe continuamente según las necesidades del presente, por lo que la ambición de la prospectiva es iluminar la acción presente a la luz de los posibles futuros. La prospectiva está focalizada en el presente, dando sentido a la acción, ya que la acción sin meta no tiene sentido.

A lo largo del camino, también me he dado cuenta de que la meta no lo es todo. Recorrer el proceso es también muy importante. La meta es un pretexto para el viaje colectivo que crea vínculos entre los participantes. El sentido de la vida nos llega con esos vínculos. La riqueza de una sociedad radica en la existencia de personas educadas y realizadas en una sociedad que tiene confianza y proyectos: esta frase resume toda mi trayectoria personal y profesional, es un resultado de la actitud de la prospectiva.

De este modo han cuajado mis reflexiones como profesional, ciudadano, hombre de acción, iniciador de proyectos en el terreno empresarial y en el desarrollo local.

Paradójicamente, he comprobado que la inercia, además de acelerar el cambio,  también tiene una función importante. Los mayores cambios a menudo son originados por la inercia, un factor que ha sido subestimado.

El mundo cambia, pero los problemas permanecen porque están ligados a una invariable: la naturaleza humana. A lo largo de la historia, los seres humanos conservan instintos muy similares, que les llevan a comportarse de manera comparable en situaciones comparables. En suma, son muy predecibles.

Por consiguiente, tenemos que estudiar la naturaleza humana para entender los fenómenos. Para mí, la prospectiva ha sido y seguirá siendo siempre una pasión. Y la he practicado no sólo como negocio, al contrario que algunos profesionales que yo critico por no transmitir su know-how lo suficiente.

El prospectivista, o futurista, se compromete con la acción, con un proyecto, un sueño. El  lenguaje denota en sí mismo un conocimiento sensible: “Los sueños son el abono de la realidad”. Sin embargo, el rigor y la metodología también son necesarios. En suma, hay que activar los cerebros derecho e izquierdo. Yo presto mucha atención a esta mezcla intelectual. Sin razón, la pasión es ciega; sin pasión para impulsar un proyecto, la razón no conduce a ninguna parte.

Michel Godet – Titular de la Cátedra de prospectiva estratégica del Cnam de París.

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo