RSS

Garapenen bloga

El nuevo tejido económico y el cambio cultural

En los tiempos de crisis que nos toca vivir, no dejamos de mirar hacia las empresas y a su capacidad de generar empleo. Algunos países están mejor posicionados que otros con tejidos económicos diversificados y dinámicos, con una importante capacidad de buscar mercados allá donde los hubiere. Para ello es muy importante tener en cuenta el tamaño de las empresas y su capacidad de crear y desarrollar nuevos productos y servicios.

Después de las pasadas crisis, donde la economía vasca ya aprendió la lección que tocaba en ese momento, se ha trabajado mucho en diversificar nuestra apuesta económica y en fortalecer al sector industrial, muy tocado por las sucesivas reestructuraciones. Es cierto que ahora tenemos un tejido económico mucho más fuerte y diversificado que hace tan sólo 20 años, pero nos queda una asignatura pendiente: el tamaño.

Todos los datos nos indican que la economía española y también la vasca están muy atomizadas. Tenemos un enorme tejido de microempresas, cerca del 95% del total, que generan el 46% del empleo. Las políticas de autoempleo han sido eficaces, pero nos ha faltado “rematar la jugada” con políticas de fortalecimiento y crecimiento que ahora mismo son imprescindibles. La competitividad de la economía se base mucho en empresas fuertes y competitivas, con producto y/o bien posicionadas en el ranking de la subcontratación, que puedan mirar al exterior sin el temor de la competitividad y así poder enfrentarse a clientes y mercados mucho más exigentes que los que teníamos hace tan sólo 5 años.

Pero no nos engañemos, el trabajo no acaba apoyando al crecimiento de las empresas. Hay un cambio cultural clave que va más allá de ser o no competitivos y que es la “vocación” exterior. Quiero decir que en nuestras empresas hacen falta personas preparadas para la interrelación con otras economías, con otras culturas, empresas capaces de entender esas nuevas culturas y de enfrentarse a una nueva forma de gestión de las personas de nuestras organizaciones en función de esos nuevos clientes.

En este sentido, todas las empresas que han dado el paso hacia el exterior han aprendido todo esto a base de mucho esfuerzo y sacrificio que no siempre ha sido bien entendido y atendido por las instituciones.

Ahora más que nunca es el momento para ello. Los pasos que den nuestras empresas hacia nuevos mercados pueden ser más o menos firmes en función de la sensibilidad que mostremos para que este cambio cultural sea bien gestionado por todos.

Egin iruzkinak | Hacer Comentarios

Iruzkin bat idazteko, formulario hau bete eta "Bidali" botoia sakatu baino ez duzu egin behar. Iruzkin guztiak gure zuzendari-taldeak neurtzen ditu, beraz, baliteke zure iruzkinak zenbait ordu ematea argitaratzen.

Para escribir un comentario, solo tienes que rellenar el siguiente formulario y pulsa el botón "Enviar »". Todos los comentarios son moderados por nuestro equipo de editores, por lo que es posible que tu comentario tarde algunas horas en hacerse público.

Ikur gorriarekin markaturiko eremuak bete beharrekoak dira
Es necesario cumplimentar los campos marcados con el símbolo rojo